HELLENIKÁ. RECURSOS DE GRIEGO ANTIGUO

Materiales y recursos de Griego para enseñanza secundaria. Experiencias y propuestas didácticas.

  • EN DEFENSA DE LAS CLÁSICAS EN SECUNDARIA

  • EL EDITOR Y EL BLOG

    Simurgh

    Ricardo L. Rodríguez., profesor de Enseñanza Secundaria de Griego. Blog dedicado a mis alumnos/as, y a estudios de filología griega y tradición clásica. Alguna vez se colará algo personal.

  • CONTADOR DE VISITAS

    • 1,123,193 visitas
  • Blog protegido por

    Nautica y Calipso

    Calipso

  • CALENDARIO

    junio 2014
    L M X J V S D
    « May   Sep »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • ARCHIVOS

  • Categorías

  • Leo, el ratoncito dormilón. Mascota de este blog

    website stats

  • Suscríbete

  • Meta

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a otros 126 seguidores

ΔΗΜΟΣ 441 a. C-Capítulo III: “Eres carne muerta”

Posted by Ricardo en 9 junio, 2014

Aquella extraña primavera dejó paso a un tórrido verano que agudizó en Atenas las penurias de los más desfavorecidos en el Cerámico.

Las noches invitaban a pasear por las callejas, si bien cualquier ciudadano sensato sabía que eso podía llegar a ser peligroso. Pero el fabricante de armas Licócides quiso tomar el aire aquella primera madrugada del mes de Metagitnión. Se sentía seguro con su cuchillo y una buena antorcha de tea de pino que le daría luz al menos durante media hora. Equipado de esta manera, se lanzó a caminar por aquel oscuro laberinto que era el Cerámico.

Del fondo de un oscuro callejón salía una voz ronca y pastosa. Escuchó algo así como:

“Si tú y tus amigas, esas otras asquerosas pórnai, no me entregáis cinco óbolos cada una a la semana, te voy a… cortaré…”

Licócides, que se había asomado al callejón, contemplaba un afiladísimo cuchillo en la mano del hombre que apuntaba muy de cerca a uno de los ojos de la mujer. Aquel vio la luz de la antorcha y ocultó el cuchillo rápidamente tras su espalda. Se dirigió al transeunte con malas formas:

-¿Y tú qué quieres?

-Deja en paz a esa mujer -dijo Licócides.

-Esto no es una mujer, amigo, es un esqueleto pintado de albayalde.

-Te he dicho que la dejes -insistió Licócides blandiendo su cuchillo y amenazando a aquel hombre.

-¡Quédatela, si quieres, puedes mandarla a ahorcarse, ella tampoco es nada para ti!

Y, antes de perderse en la oscuridad, aquel extraño hombre, le susurró a la mujer: “Eres carne muerta“.

Cuchillos griegos (imagen vista AQUÍ)

Cuchillos griegos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: