HELLENIKÁ. RECURSOS DE GRIEGO ANTIGUO

Materiales y recursos de Griego para enseñanza secundaria. Experiencias y propuestas didácticas.

  • EN DEFENSA DE LAS CLÁSICAS EN SECUNDARIA

  • EL EDITOR Y EL BLOG

    Simurgh

    Ricardo L. Rodríguez., profesor de Enseñanza Secundaria de Griego. Blog dedicado a mis alumnos/as, y a estudios de filología griega y tradición clásica. Alguna vez se colará algo personal.

  • CONTADOR DE VISITAS

    • 1,170,771 visitas
  • Blog protegido por

    Nautica y Calipso

    Calipso

  • CALENDARIO

    junio 2014
    L M X J V S D
    « May   Sep »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • ARCHIVOS

  • Categorías

  • Leo, el ratoncito dormilón. Mascota de este blog

    website stats

  • Suscribirse

  • Meta

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a otros 127 seguidores

ΔΗΜΟΣ 441 a. C-Capítulo IV

Posted by Ricardo en 9 junio, 2014

El séptimo día antes del mes de metagitnión, el peletero Anaxágoras, salía de madrugada de su casa. Le molestaba hacerlo, pero había recibido el encargo de su patrón de llegar a El Pireo al amanecer para recoger un importante cargamento de pieles con el que se esperaba hacer un buen negocio. Tenía que pasar por las cuadras para recoger el caballo del jefe. Unos siete kilómetros desde Atenas hasta el Pireo a través del camino entre los Muros Largos le aguardaban y los caminos por la noche eran muy peligrosos. Avanzaba la madrugada cuando Anaxágoras bajaba las escaleras de la casa del Cerámico en la que malvivía. Ni la escalera ni la entrada del pequeño edificio tenían iluminación. Tropezó allí con un gran bulto y casi cayó al suelo. No era extraño, pues muchos indigentes, mendigos o esclavos se colaban en esta parte de las casas para no dormir al raso. Maldiciendo sintió deseos de sacar su gran cuchillo y degollar a aquel individuo. Se contuvo. Tenía prisa.

Glicónides trabajaba en “Las Diez Campanas”, la taberna más famosa del Cerámico. La orden de su patrón era que se abriera la taberna hacia la mitad de lamadrugada, para atender la recogida de las mercancías que los carreteros repartían antes de que amaneciera: agua, vino, aceite de oliva, miel, pan, sal, embutidos y algunos dulces. Este trabajo le tocaba a Glicónides, pues vivía en la misma vuelta de la esquina de “Las Diez Campanas”. Ya casi terminaba la madrugada y Glicónides resbaló en la entrada de su casa con algún líquido espeso y pegajoso. Pensó: “Malditos borrachos”. Acercó su pequeña lámpara de aceite y descubrió horrorizado el cuerpo inerte de una mujer pequeña y gruesa. Salió corriendo y tuvo la suerte de encontrar a uno de los arqueros escitas que patrullaban por las calles de noche.

 Se avisó a un médico que informó a las autoridades: aquella mujer había sido asesinada; apuñalada repetidas veces por su cuello y su torso con algún tipo de afilado cuchillo.  Era una porné de esa zona, ya mayor, de casi 40 años. Las autoridades pensaron que debía llevarse a cabo una investigación profunda esta vez, para lo que se requirieron los servicios del investigador Aristón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: