HELLENIKÁ. RECURSOS DE GRIEGO ANTIGUO

Materiales y recursos de Griego para enseñanza secundaria. Experiencias, propuestas didácticas y temas variados.

  • EL EDITOR Y EL BLOG

    Simurgh

    Ricardo L. Rodríguez., profesor de Enseñanza Secundaria de Griego. Blog dedicado a mis alumnos/as de Bachillerato, y a estudios de filología griega y tradición clásica. Alguna vez se colarán temas variados e incluso alguna historia personal.

  • CONTADOR DE VISITAS

    • 1.319.112 visitas
  • Blog protegido por

    Nautica y Calipso

    Calipso

  • CALENDARIO

    enero 2010
    L M X J V S D
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • ARCHIVOS

  • Categorías

  • Leo, el ratoncito dormilón. Mascota de este blog

    website stats

  • Suscribir

  • Meta

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a 130 seguidores más

Archive for 13 13+01:00 enero 13+01:00 2010

EDIPO REY, HITCHCOCK Y EL MACGUFFIN

Posted by Ricardo en 13 enero, 2010

Mis alumnas de 2º. de Bachillerato no conocen a Alfred Hitchcock ni, al parecer, han visto ninguna película del genial director de cine.

La «sombra» de Hitch (imagen vista aquí)

No debe sorprendernos este hecho. Las nuevas generaciones van desconociendo cosas importantes para generaciones anteriores y, por contra, conocen otras que a nosotros/as se nos escapan. Ya no reconozco a la mayoría de presentadores/as, personajes y personajillos/as o famosos/as que salen por la televisión. Lo que sé es que rara vez, por no decir casi nunca, pueden verse a una hora «normal», ni siquiera los días festivos, películas que han marcado la historia del cine, la historia del arte. En su lugar, abundan los talk-shows, reality-shows, concursos de naderías, etc., etc. La televisión en sí es un invento estupendo; un medio de información y de entretenimiento magnífico. La programación es lo que deja muchísimo que desear.

A menudo Hitchcock planeaba sus películas incluyendo elementos que no aportaban nada a la trama, callejones sin salida cuyo propósito era despistar al espectador y juguetear con él para añadir suspense, mantener la expectación (πἀθος) y llegar así a la catarsis (κἀθαρσις) final. Al igual que la tragedia griega. Se trata de ir añadiendo nubarrones que terminan descargando una violenta tormenta a modo de desenlace. A esos elementos les llamaba el director «Macguffins»

– ¿Qué es un Macguffin, Mr. Hitchcock?

-(Hitchcock) Verá, dos señores se encuentran en un vagón de un tren y uno le pregunta al otro: «¿Qué lleva usted en esa maleta?», y el otro contesta: «Un Macguffin». Entonces el primer señor vuelve a preguntar: «¿Y qué es un Macguffin?», a lo que le responde el segundo: «Un artilugio para cazar leones en los Adirondacks?». Sorprendido, el primer hombre replica: «Pero si en los Adirondacks no hay leones», a lo que el otro contesta: «Ah, pues entonces no es un Macguffin».

Macguffins que se me ocurren en las películas de Hitch serían, por ejemplo, las botellas rellenas de uranio en «Encadenados» y el dinero robado por Marion Crane en «Psicosis». Alguna película como «Los pájaros» es toda ella un Macguffin (¿qué pasó con el pueblo Bodega Bay?, ¿qué fue de los personajes principales que logran escapar?, ¿cuál fue la solución dada por las autoridades a los ataques de los pájaros en varios lugares de los EEUU?).

Piensen mis colegas en la tragedia Edipo Rey de Sófocles. Recuerden su comienzo: un grupo de ciudadanos en comitiva religiosa se presenta ante el rey Edipo suplicándole que encuentre solución para la peste que asola la ciudad y que provoca que los embarazos de las mujeres terminen en abortos, que los recursos de la tierra se destruyan y que el ganado muera sin explicación alguna.  Edipo en su investigación descubre quién es él realmente: un hombre abandonado al nacer en el campo, que ha matado a su padre, que se ha casado con su madre y que ha tenido hijos con ella. Un ser impuro que ha traído la ruina a la ciudad de Tebas. Un hombre que, al descubrir la verdad, se saca los ojos y se destierra de la ciudad. Pero, ¿y la peste que asolaba Tebas? ¿Cesó con la marcha de Edipo? ¿Siguió muriendo el ganado y siguieron arruinándose las cosechas? ¿Nacían por fin vivos los hijos de los mujeres embarazadas? He aquí el primer Macguffin de la historia.

Y para terminar, especialmente dedicado a mis alumnas de 2º. de Bachillerato unas escenas memorables, míticas, de algunas películas del maestro Sir Alfred Hitchcock.

El final de «Los pájaros»

Cómo provocar un escándalo en una subasta para salvar el pellejo en «Con la muerte en los talones»

Sobrecogedora escena de la ducha en «Psicosis»

Posted in DOCENCIA: RECURSOS Y MATERIALES | Etiquetado: , , , , , | 27 Comments »