HELLENIKÁ. RECURSOS DE GRIEGO ANTIGUO

Materiales y recursos de Griego para enseñanza secundaria. Experiencias y propuestas didácticas.

  • EN DEFENSA DE LAS CLÁSICAS EN SECUNDARIA

  • EL EDITOR Y EL BLOG

    Simurgh

    Ricardo L. Rodríguez., profesor de Enseñanza Secundaria de Griego. Blog dedicado a mis alumnos/as, y a estudios de filología griega y tradición clásica. Alguna vez se colará algo personal.

  • CONTADOR DE VISITAS

    • 1,151,508 visitas
  • Blog protegido por

    Nautica y Calipso

    Calipso

  • CALENDARIO

    septiembre 2009
    L M X J V S D
    « Ago   Oct »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • ARCHIVOS

  • Categorías

  • Leo, el ratoncito dormilón. Mascota de este blog

    website stats

  • Suscribirse

  • Meta

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a otros 128 seguidores

DOS LECTURAS DE LA NIÑEZ DE LUIS CERNUDA (I)

Posted by Ricardo en 10 septiembre, 2009

Para la poetisa que se convirtió en Jueves

Lo dije aquí (“Otro día les hablaré de mi abuela y mi tía-abuela maternas, de un famoso poeta sevillano, de unos libros de Gustavo Adolfo Bécquer y de un tratadito de mitología del s. XIX.”), así que alguna vez tenía que cumplirlo.

Luis Cernuda Bidón nació en Sevilla (21 de septiembre de 1902) y vivió en la calle Conde de Tójar , hoy Acetres, el actual nº. 6., hasta casi los 13 años de edad.

(Pulsa las imágenes para verlas ampliarlas)

Casa Cernuda Calle Acetres

Casa Cernuda Calle Acetres II

Después, la familia se trasladó a lo que por entonces eran las afueras de la ciudad, hoy barrio del Porvenir, a una de las viviendas del Cuartel de Zapadores o Ingenieros.

Panorámica de la casa de Cernuda en el Parque de María Luisa

Ahí vivió Luis Cernuda hasta el año 1920 cuando tras la muerte de su padre, Bernardo Cernuda Bauzá, la familia se traslada de nuevo a una casa más pequeña en la céntrica calle Aire.

Sevilla calle Aire

Casa de Cernuda en la calle Aire

Casa de Cernuda en la calle Aire II

En abril de 1913 fueron trasladados desde Madrid hasta Sevilla los restos mortales de Gustavo Adolfo Bécquer y de su hermano Valeriano. Este hecho reavivó, al parecer, el interés por los escritos del poeta romántico en Sevilla, noticia que recoge Cernuda en el relato “El poeta” de su obra Ocnos (las negritas son mías. Con “Albanio” Cernuda se refiere a sí mismo de niño):

Aun sería Albanio muy niño cuando leyó a Bécquer por vez primera. Eran unos volúmenes de encuadernación azul con arabescos de oro, y entre las hojas de color amarillento alguien guardó fotografías de catedrales viejas y arruinados castillos. Se los habían dejado a las hermanas de Albanio sus primas, porque en tales días se hablaba mucho y vago sobre Bécquer, al traer desde Madrid sus restos para darles sepultura pomposamente en la capilla de la Universidad.

Por tanto, Luis Cernuda leyó a Bécquer por primera vez con 11 años.  Esos libros de los que nos habla se los dejaron a Ana y Amparo, hermanas de Luis, sus primas hermanas Luisa y Brígida de la Sota Bidón.  No sé hasta qué punto estaba bien “nutrida” (1) la biblioteca del padre de Cernuda, pero, al parecer no incluía a Bécquer, así que Ana y Amparo recurrieron a sus primas que, ya adultas con 24 y 23 años respectivamente, se los prestaron

Es necesario que abra aquí un pequeño paréntesis, porque sospecho que a las manos del pequeño Luis Cernuda pudo llegar, de niño y de joven, algún que otro libro más de sus primas hermanas, de lo que hablaré en la segunda parte de este artículo. Cuando murió en 1923 el padre de Luisa y Brígida, Mariano de la Sota y Lastra, la familia se traslada de domicilio.  Una de sus hijas , Luisa, recordaba “lo bien que se había portado con ellas el primo Luis” ayudándoles a recoger y embalar la extensa biblioteca de la casa. Luis Cernuda tenía entonces 21 años. Esto último no está recogido en ninguna de las biografías de Luis Cernuda, son recuerdos de familia que me cuenta mi madre, hija de Brígida de la Sota, prima hermana, como hemos dicho, de Luis Cernuda.

Los libros de Bécquer a los que hace referencia Luis Cernuda en “El poeta” eran de su prima Brígida. Se los regaló a ella su padre. Son tres volúmenes editados por la Librería de Fernando Fe en Madrid; la cuarta edición del año 1885. Esta cuarta edición está “aumentada con varias poesías y leyendas”.

(Pulsa sobre las imágenes para verlas ampliadas)

Portada del primer tomo "...de encuadernación azul con arabescos de oro..."

Portada del primer tomo "...de encuadernación azul con arabescos de oro..."

Página 1

El tomo primero contiene una introducción y 11 leyendas. El segundo tomo contiene otras 11 leyendas y las Cartas desde mi celda. El tomo tercero contiene 9 artículos literarios, 78 poesías y 6 escritos varios (“Roncesvalles”, “Las dos olas”, “Los dos compadres”, “Castillo real de Olite”, “El Carnaval” y “La noche de los difuntos”). (2)

(Pulsa sobre las imágenes para verlas ampliadas)

Tomo I Tomo II Tomo III

“…las hojas de color amarillento”. (Reparen los/as amigos/as clasicistas en la cabeza de Atenea del dibujo del índice del tercer tomo).

Atenea Minerva

Estas últimas imágenes que has podido ver -y también descargar-  pertenecen a los libros que estuvieron en la exposición  “Entre la realidad y el deseo”, homenaje a Luis Cernuda por su centenario, que se inauguró en el Convento de Santa Inés de Sevilla el 21 de septiembre de 2002 . Estos son los libros a los que hace referencia Cernuda. Son los libros mismos que él tuvo en sus manos, tal vez sentado o tumbado boca abajo en  alguna parte de su casa de la calle Acetres. y tal vez soñando su mente de niño con los ojos verdes que “tuvo Minerva”, con ninfas,  náyades, seres imposibles; con las  saetas voladoras de Cupido  y la lira de Apolo, con el padre Océano y con las estatuas modeladas por un “cincel que el bloque muerde”. En ellos se inició en la lectura de una poesía nebulosa, onírica y de reminiscencias míticas escrita por otro poeta sevillano, Bécquer (3). Son aquellos libros que leyó con apasionado interés, descubriendo en sus palabras brumas mitológicas, un algo mágico y “misterioso”, que después impregnaría sus letras (4), como el propio Cernuda nos dice en “El poeta”:

Entre las páginas más densas de prosa, al hojear aquellos libros, halló otras claras, con unas cortas líneas de leve cadencia. No alcanzó entonces (aunque no por ser un niño, ya que la mayoría de los hombres crecidos tampoco alcanzan esto) la desdichada historia humana que rescata la palabra pura de un poeta. Mas al leer sin comprender, como el niño y como muchos hombres, se contagió de algo distinto y misterioso, algo que luego, al releer otras veces al poeta, despertó en él tal el recuerdo de una vida anterior, vago e insistente, ahogado en abandono y nostalgia.

¿Quién que ame la poesía, la mitología, las leyendas, Grecia, no se sentiría orgulloso de custodiar este preciado tesoro?

"Amor eterno", poesía de la página 273 del tercer tomo

"Amor eterno", poesía de la página 273 del tercer tomo

_________________________

(1) Silver, Philip W.: Luis Cernuda: el poeta y su leyenda. Madrid, 1995, p. 20.

(2) El índice detallado de esta edición se puede encontrar en Gustavo Adolfo Bécquer, Rimas, edición de José Carlos de Torres. Clásicos Castalia, Madrid, 1982, pp. 63-64.

(3) Para un estudio de la influencia de la mitología y el mundo clásico en Bécquer, véase Villarrubia Medina, A.: “Los mitos clásicos en algunos poetas románticos (Gustavo Adolfo Bécquer y otros escritores) en Actas del IX Coloquio Internacional de Filología Griega “Influencias de la mitología clásica en la literatura española e hispanoamericana del s. XIX”. Madrid, UNED, 1998.

(4) Trabajo desde hace tiempo inconstantemente en un estudio sobre la influencia de la mitología clásica en la poesía y prosa poética de Luis Cernuda. A continuación se puede descargar, para quien tenga interés,  un archivo en pdf que contiene una selección de bibliografía que he recopilado sobre este tema:

Bibliografía de Luis Cernuda

NOTA: Todas las fotografías e imagénes escaneadas son mías.

Anuncios

10 comentarios to “DOS LECTURAS DE LA NIÑEZ DE LUIS CERNUDA (I)”

  1. Gemma said

    ¡Vaya regalo! ¡Gracias!
    Mañana releo todo con más calma y te escribo más…

    ¡Así es que literalmente te corre poesía antigua por las venas!
    ¡Hasta mañana!

  2. Isabel said

    Madre mia! no tengo palabras… ahora ya nos has picado y estamos impacientes para leer la segunda parte.

  3. Montse said

    Ricardo, ¡qué interesante!, en el próximo encuentro tiene que venir tu madre y contarnos de primera mano todas estas fascinantes historias que guarda en su recuerdo.

    Un abrazo, Montse.

    PD: Ricardo eres alucinante porque eres capaz de contar historias como éstas y como la del mechero y seguir siendo el mismo. ¡Enhorabuena!

  4. Gemma said

    Ricardo, no sé cómo llegué hasta tu blog, pero creo que algo tuvo que ver Béquer y Sevilla… Y, claro, tirando del hilo (¡el hilo es largo!) nos encontramos con Cernuda… Hay que ver con la espiral y el verso…

    Mi primer poeta fue Bécquer; mi primer poeta cuando a mí no me gustaba todavía la poesía. La edición que manejé fue una de mi hermana, un libro “finito” al que ya se le había desprendido la portada… No iba entonces buscando palabras, ¡pero me las encontré!

    Y de bibliotecas o de baldas (?) tendremos que volver a escribir…

    Yo también espero la segunda parte… ¡y un rayo de luna!

  5. Ricardo said

    Gracias a todas por los comentarios.

    Gemma: Te lo mereces por regalarnos tu poesía. Si no nos encontramos en Madrid, a lo mejor puede que sea en Sevilla, ¿no? Mis primeras lecturas de Bécquer fueron las de un libro de texto, no recuerdo en qué curso y, después, de un libro con las Rimas y Leyendas que era de una de mis hermanas. Espero que te haya gustado y a ver si me sale bien la segunda parte y el rayo de luna. Un abrazo.

    Isabel: Muchas gracias por el comentario. Lo dicho con la segunda parte: me pongo manos a la obra. Te adelanto que tiene que ver con la mitología clásica. Un abrazo.

    Montse: ¡Qué bonito eso que has dicho!¡Muchas gracias! Mi madre ya casi que no puede salir de su casa; imagínate lo de ir a Madrid. Desde casa hace de “abuela” de mi alumnado y me chantajea emocionalmente para que apruebe a todo el mundo. Ella prefirió que no pusiera en el artículo una foto preciosísima en la que está con su madre (Brígida) y con su tía (Luisa) ¡Qué ojos claros tenía esa familia! En fin… Un abrazo.

  6. Beatriz Lazcano said

    Interesante… Por casualidad encontre el Tercer tomo de Obras de Gustavo A. Becquer Cuarta Edición aumentada con varias poesias y leyendas Libreria de Fernando Fé Año 1885.. es bellisimo…. y por cosas de la vida esta en este rincón del mundo en Tarija- Bolivia

  7. Ricardo said

    Hola, Beatriz, bienvenida al blog y muchas gracias por tu comentairo y participación. Me alegro mucho de que tengas esa obra que es bella en su formato y en su contenido. Si yo te contara de qué lugares del mundo me han enviado ciertos libros…Un saludo para ti y para los hermanos bolivianos.

  8. […] https://griegoantiguo.wordpress.com/2009/09/10/dos-lecturas-de-la-ninez-de-luis-cernuda-i/ […]

  9. Ruben said

    Ruben

    dos lecturas de la niã‘ez de luis cernuda (i) « hellenikã. recursos de griego antiguo

  10. […] https://griegoantiguo.wordpress.com/2009/09/10/dos-lecturas-de-la-ninez-de-luis-cernuda-i/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: