HELLENIKÁ. RECURSOS DE GRIEGO ANTIGUO

Materiales y recursos de Griego para enseñanza secundaria. Experiencias y propuestas didácticas.

  • EN DEFENSA DE LAS CLÁSICAS EN SECUNDARIA

  • EL EDITOR Y EL BLOG

    Simurgh

    Ricardo L. Rodríguez., profesor de Enseñanza Secundaria de Griego. Blog dedicado a mis alumnos/as, y a estudios de filología griega y tradición clásica. Alguna vez se colará algo personal.

  • CONTADOR DE VISITAS

    • 1,124,023 visitas
  • Blog protegido por

    Nautica y Calipso

    Calipso

  • CALENDARIO

    febrero 2008
    L M X J V S D
    « Ene   Mar »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    2526272829  
  • ARCHIVOS

  • Categorías

  • Leo, el ratoncito dormilón. Mascota de este blog

    website stats

  • Suscríbete

  • Meta

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a otros 126 seguidores

HERÓDOTO I, 24

Posted by Ricardo en 22 febrero, 2008

Un escolio a Heródoto I, 24 nos transmite el himno ortio o la balada lírica que cantó el poeta Arión de Metimna antes de arrojarse al mar. El texto del poema tiene varias lagunas y mutilaciones. La traducción que se ofrece intenta reconstruir el sentido posible que habría tenido dicho poema originariamente.

torre-de-la-higuera-diciembre-1993-para-blog.jpg

Habiendo hecho fortuna en las colonias griegas del oeste, Arión de Metimna se embarcó a su patria. Los marineros de su barco le robaron el botín y querían matarlo. Arión solicitó que lo dejaran cantar con su cítara por última vez antes de morir, a lo que los marineros accedieron dada su fama. El poeta cantó hermosa y dulcemente y se arrojó al mar. Pero unos delfines que habían escuchado su canto, lo auxiliaron y lo llevaron en sus lomos sano y salvo a tierra firme. He aquí el poema de Arión:

Ponte tu gargantilla, amor mío,

la de plata de Tartessos

que te regalé.

 

Sube a mi velero y,

por el río grande,

conmigo navega.

 

Mira cómo a sus aguas

la brisa las convierte

en rizos.

 

¿No ves, amor mío,

las columnas del templo

de Selene?

 

Sígueme adonde el sol se pone.

Ya estamos muy cerca

del atardecer.

……….

……….

……….

Arribaremos pronto a una playa,

la de arenas finas

y cálidas.

 

Sígueme hasta Mainake

en prueba del amor

que nos tenemos.

 

Sígueme hasta Mainake,

la ciudad oculta,

nuestro secreto.

 Para María, con todo mi amor.

2 comentarios to “HERÓDOTO I, 24”

  1. Laura said

    Qué poema más hermoso. Me encanta tu blog, todo un descubrimiento. Felicidades. Bsss.

  2. […] Heródoto […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: